75 aniversari [ 1931 - 2006 ]

de la proclamació de la II República a Mallorca

17.7.06

El silencio de los corderos


PEP VÍLCHEZ

El Congreso de los Diputados ha aprobado recientemente la . proposición de ley presentada por el Grupo Parlamentario de IU-ICV por medio de la cual se declara 2006 como "Año de la Memoria Histórica". Se trata de homenajear y reconocer a todos aquellos hombres y mujeres que fueron víctimas de la guerra civil, o posteriormente de la represión de la dictadura franquista, por su defensa de los principios y valores democráticos, así como de quienes, con su esfuerzo a favor de los derechos fundamentales, de defensa de las libertades públicas y de la reconciliación entre los españoles, hicieron posible el régimen democrático instaurado con la Constitución de 1978.
Por su parte el Parlamento Europeo ha realizado una dura condena a la dictadura franquista, realizando un acto de justicia histórica ante el 70 aniversario del "Alzamiento Nacional" que no fue más que un irresponsable golpe militar fracasado que derivó en una terrible confrontación de nefastas consecuencias. Los populares se encontraron patéticamente solos en la Cámara de Estrasburgo con el único acompañamiento de la ultraderecha polaca. Patético y bochornoso comportamiento de los que con frecuencia aparecen como únicos albaceas del franquismo.
Ante estos hechos vuelven a aparecer las voces de aquellos que, aún hoy, continúan confundiendo los valores democráticos republicanos con la actuación de las diversas fuerzas políticas en aquel escenario histórico. Es cierto que la República surgió en el contexto de una aguda crisis del estado liberal acosado por los totalitarismos. Es cierto que no toda la izquierda tuvo una actitud netamente republicana. No creo que se trate, pues, de homenajear a las fuerzas políticas que, en muchas ocasiones, actuaron contra una república tildada de burguesa por unos y de revolucionarista por otros. Es tarea de los historiadores establecer los hechos y dilucidar las causas objetivas que obstaculizaron el desarrollo republicano y las responsabilidades que contrajeron aquellos que llevaron hacia la tragedia a los ciudadanos de entonces. En este sentido es recomendable una atenta lectura de la recién publicada obra de Helen Graham titulada "Breve historia de la guerra civil".
Pero es innegable que los obstáculos mayores y continuos surgieron de entre aquellos sectores económicos, políticos, militares y religiosos que, desde el primer momento y, desde una posición de poder privilegiada, pusieron palos bajo las ruedas del devenir republicano, del desarrollo democrático. La república no vino de la mano ni del comunismo ni del anarquismo que recibieron al nuevo orden con una clara reticencia consubstancial a su animadversión hacia los poderes burgueses.
El descrédito de la actuación de unas clases dominantes que cabalgaron secularmente sobre la falta de derechos en una España empobrecida y sumida en la superstición y el dominio caciquil, condicionó la actuación republicana que tuvo que verse sometida, desde el primer día de su implantación, a una constante política de sabotaje desde los poderes fácticos de una estructura social represiva auspiciada por terribles desigualdades bendecidas por la Iglesia católica a cambio de un papel abusivo y dominante en la modelación de las conciencias de los ciudadanos.
El brazo ejecutor de la intransigencia de los poderosos fue una casta militar modelada en la represión colonial en norte de África y, desde allí se trajo a las fuerzas militares -legionarios y regulares marroquíes- que, con la inestimable y determinante ayuda logística, material y humana del fascismo italiano y del nazismo alemán, vencieron y administraron su victoria tratando a sus conciudadanos con la misma virulencia que habían reprimido a los habitantes de las colonias africanas con el objetivo de eliminar física y políticamente cualquier brote de disidencia con unas trágicas consecuencias que sólo fueron parcialmente superadas por el Holocausto nazi.
Homenaje a las víctimas, a todas ellas, con la única excepción de los que gobernaron al margen de las aseveraciones establecidas por la Declaración Universal de los Derechos del Hombre.
Sólo desde una óptica totalitaria se puede girar la vista hacia el pasado y no reconocer que la II República es la única democracia decente que posee nuestro acervo político anterior a 1978 y, eso, a algunos, sencillamente, les duele y por ello nos hablan de no abrir heridas. A los verdugos les duele hablar de sus víctimas y, en consecuencia, intentan, desesperadamente, imponer el silencio: el silencio de los corderos.
16/07/06

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home