75 aniversari [ 1931 - 2006 ]

de la proclamació de la II República a Mallorca

2.4.06

Un áncora ocupa el lugar del último monumento franquista de Porto Cristo

Las tareas del histórico desmonte han acabado y las piezas y símbolos serán trasladadas al museo de Manacor
J.M.SASTRE
El monumento franquista de Porto Cristo ha pasado a la historia. En unos 20 días los operarios han acabado las labores de desmantelamiento del monolito que ha dejado de presidir el puerto de la zona costera. Ahora, en el lugar de donde emergía el monumento se ha colocado un áncora y próximamente el Ajuntament pondrá una placa «para no olvidar aquello que no tiene que volver a suceder», explicó el regidor de AIPC, Bernat Amer. Preguntado sobre el áncora, Amer explicó que ha sido iniciativa del Club Nàutic de Porto Cristo, propietaria del lugar donde fue construido el monumento, y que, de hecho, tuvo que autorizar el derribo del monumento al estar en sus terrenos. El monolito fue desmontado por piezas que fueron debidamente enumeradas y trasladadas a un almacén de la empresa constructora Melchor Mascaró que llevó a cabo los trabajos, a la espera de hallar un lugar y espacio idóneo en el Museu d'Història de sa Torre dels Enagistes de Manacor. En este sentido, fuentes de la empresa han explicado que se salvaron los escudos y símbolos franquistas como el yugo las flechas y el águila, así como todas las piezas de mármol y marés a excepción de las que estaban en muy deterioradas.

Con la eliminación del monolito del puerto y el anterior derribo del monumento de la avenida dels Pins de Porto Cristo, Manacor ha retirado los dos últimos símbolos franquistas que restaban. El monolito del puerto tenía una altura de 17 metros y las diferentes piezas pesaban unos 200 kilos. Estas dimensiones y su ubicación hacía que fuera avistado desde diferentes puntos de la bahía. Ahora, la fisonomía y el paisaje de la zona costera ha sufrido un importante cambio de imagen puesto que el monumento ha dejado de ser una referencia visual y agresiva del litoral porteño.

Bajo el lema de «A los caídos por Dios y por España», el monolito de Porto Cristo fue levantado para conmemorar la victoria de las tropas del general Franco ante las milicias republicanas que desembarcaron en la zona costera a las órdenes del general Bayo. El año 2006 y, en especial, este mes de marzo, pasará a la historia de Manacor como aquél en que la ciudad se puso al día y en paz con su historia. Al derribo de estos dos monumentos, habrá que añadir en los libros de historia, la declaración del alcalde Antoni Amer «Garanya», asesinado en la Guerra Civil, como hijo ilustre de la ciudad. Se cierra así una de las etapas más negras de la historia. Han sido muchos años de silencio en que no han faltado voces que reclamaban los justos homenajes para acabar con la desmemoria colectiva.
Publicat a Ultima Hora
31/03/06

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home